Templarios

El mundo mediterráneo en los albores de la cruzada

A finales del siglo XI, tres son las grandes civilizaciones que dominan las orillas del Mediterráneo. En primer lugar, tenemos la Europa occidental, católica, dividida en reinos y principados, donde el feudalismo domina la agenda política, y los papas y los emperadores germánicos se pelean por la supremacía.

El islam está representado por dos grandes poderes autocráticos: en la península Ibérica dominan los pujantes almorávides, una dinastía integrista que controla el norte de África hasta Libia y Ghana. Egipto está gobernado por los más tolerantes fatimitas chiitas, que están en decadencia debido a las disputas internas.

La tercera gran civilización es el Imperio bizantino, de fe ortodoxa, sucesor del Imperio romano de Oriente. Bizancio ha sufrido golpes territoriales muy fuertes, que lo han llevado a perder el sur de Italia y Sicilia a manos de los normandos, aliados de los papas, y buena parte de Asia menor a manos de los turcos, que han fundado el sultanato de Rum («Roma»).